Saltar al contenido

Minimalismo: Qué es y todas sus claves

Para una definición rápida y simple de qué es el minimalismo, el artículo de la Wikipedia podría ser suficiente. Sin embargo, el minimalismo se expande a la mayoría de ámbitos y aspectos de la sociedad actual, con lo que su pequeño artículo resulta demasiado superficial y limitado.

Si buscas una definición más profunda y deseas entender bien qué es el minimalismo y si realmente es para ti, estás en el sitio adecuado.

mujer sentada en entorno con estilo minimalista
El minimalismo está más presente de lo que crees.

Después de repasar las claves y aspectos más importantes de la corriente minimalista, podrás entender que llevar un estilo de vida minimalista te ayudará a conseguir mucho más con mucho menos.

Empecemos…

Qué es el minimalismo

El minimalismo podría definirse en general como una tendencia o movimiento cultural y filosófico, que se centra en eliminar todo lo que sobra.

Se trata de reducir a la más mínima expresión cualquier cosa, sea física o conceptual, sin perder su esencia y resaltando sus características clave. Es por esto que el minimalismo se puede aplicar a todo, y en general, el resultado es beneficioso.

Detalle de flor estilo minimalista
Hasta en lo más pequeño se puede apreciar la esencia de lo mínimo.

Esta corriente está muy presente en multitud de ámbitos relacionados con el diseño y la arquitectura, donde es muy recurrente y popular.

Pero empezaremos por la parte más filosófica de la vida minimalista.

Beneficios principales de un estilo de vida minimalista

El beneficio más importante de llevar un estilo de vida minimalista es el simple hecho de tener menos y conseguir más. El cliché de “menos es más” aplica perfectamente en este caso.

Esto abarca todo, tanto el mundo físico como el espiritual y emocional. El primero es fácil de entender, es tener menos cosas. Esto implica comprar menos, con lo que el ahorro de dinero, tiempo y espacio son evidentes. Y esto influye, de forma directa, a la consecución de otros objetivos más espirituales.

pocas cosas dan para mucho si las eliges bien
Con muy poco puedes tenerlo todo.

Este aspecto espiritual o filosófico, en cambio, es más difuso. Pero aplicar conceptos minimalistas a tu estilo de vida te ayudará a ser ágil, menos dependiente de agentes externos y en definitiva, más feliz.

El minimalismo como filosofía de vida

Tratar al minimalismo como una filosofía es seguramente un poco pretencioso. El pragmatismo debería imperar en un estilo de vida sano y equilibrado, con lo que aferrarse a ello como una filosofía podría empujarte al extremo.

Y todo en exceso es malo, incluso el minimalismo.

Es por esto que es mejor acotar de alguna forma el concepto y considerarlo más como un estilo. Y esto tiene todo el sentido al recordar de qué trata el minimalismo. Eliminar o reducir ciertas cosas de tu vida es algo muy personal e íntimo. Lo que para uno es imprescindible, para otros bien será algo sin importancia.

detalle de un tentenpié minimalista
El huevo es más simple que la gallina.

Y enfocado más como estilo de vida, es mejor centrarse en la parte práctica y ver qué se puede incorporar al día a día para aprovechar todos los beneficios de un estilo de vida minimalista.

Gestión del tiempo y productividad

Si eliminas todo aquello que no necesitas y mantienes tu casa ordenada y con lo ensencial, además de espacio ganarás algo mucho más valioso, tiempo.

Menos cosas, orden y simplicidad te quitarán una carga muy importante de trabajo en mantenimiento y limpieza. Y aunque puedas pagar a álguien para que limpie y ordene, no estarás minimizando, si no todo lo contrario.

Recuerda que se trata de eliminar, no de delegar. Aunque delegues tareas y responsabilidades, tu vida no será más simple, porque a la larga los problemas aparecen. Y lo que parecía simple seguro que se convertirá en algo mucho más complicado.

Tu recurso más preciado. El tiempo no se recupera. Protégelo.

Hilando con lo de añadir, el minimalismo sugiere reducir las relaciones a las más enriquecedoras y valiosas. No se trata de convertirse en una persona antisocial, si no más bien en álguien que mantiene su círculo de amistades y contactos saneado y productivo.

Es bueno repasar y ser consciente de cada una de las relaciones que mantenemos con otras personas. Si la relación te aporta valor y te enriquece, manténla. Si al contrario, es una relación tóxica, te altera y no te aporta nada, corta.

Cortar y sanear relaciones personales es algo peliagudo y complejo y es mejor no abordarlo aquí, ya que el tema llena libros enteros de psicología.

Así que, volviendo un poco atrás, es mejor enfocarse en los cambios más simples y pequeños que aportan los mayores resultados y beneficios. Aquí también aparece el principio de Pareto, que si no lo conoces, viene a decir que un porcentaje pequeño de tu esfuerzo es el que aporta el mayor porcentaje de tus resultados.

Pareto sí sabía de productividad y gestión del tiempo.

Y lo más simple que se puede hacer para conseguir resultados inmediatos es reducir el consumo. Menos gastos, menos cosas, menos preocupaciones…más feliz.

El minimalismo y la trampa del consumismo

Podría considerarse que el consumismo es uno de los principales problemas de la sociedad actual. Hay muchos otros, pero éste es el que está directamente relacionado con el minimalismo.

No se trata de privarse de objetos o artículos de consumo. La gran mayoría aportan o solucionan algún aspecto de la vida cotidiana. Pero lo que no tiene sentido, y es díficil percatarse de ello, es acumular trastos y aparatos para todo tipo de necesidades que no tienes.

carritos de la compra aparcados
El sistema actual de capitalismo se basa en el consumismo. Pero el extremo es nocivo.

Si un artículo o producto no te está solucionando algo de forma directa e inmediata, deséchalo. Ejemplo típico de esto son unos esquís. Hay más esquís abandonados en trasteros que bajando pendientes. Se entiende, ¿verdad?

Los pasos a seguir aquí son claros:

Elimina todo lo que no necesitas

Seguro que tienes trastero o desván. Y también que tienes cosas allí acumuladas que ni recuerdas. Ahí tienes trabajo, y doloroso.

Doloroso porque seguramente tienes apego a ciertos objetos que guardas por la carga sentimental que implican. Algo como juguetes de la infancia, prendas de ropa desgastadas o papeles viejos suelen acumularse en cajas de cartón reaprovechadas.

Si quieres ser minimalista tienes que deshacerte de todo eso. Es simple pero no es fácil. Tienes que aprender a eliminar la relación entre el objeto y los sentimientos que despiertan en ti.

¿Cómo hacerlo? Tienes infinidad de opciones. Primero clasifica los que aún son útiles y los que no. Dona o vende los útiles y tira el resto a la basura. Así, sin pensarlo mucho. Son cosas.

Una casa ordenada y simple

Céntrate en un solo concepto. Todo objeto que esté presente en tu casa tiene que tener un uso concreto. Si no es así, descártalo. Y no te equivoques, aquí el diseño y la decoración minimalista es tu amiga. La elegancia y la sofisticación que se consigue es impresionante.

Menos es más en diseño y estilo
Lo mínimo es bello y práctico.

No tienes que renunciar a los detalles. Un cuadro minimalista bien elegido puede ir bien. También puedes recurrir a láminas minimalistas, que te darán ese plus de personalidad.

El armario minimalista

El problema del “no tengo qué ponerme” es muy habitual. Y es que la tendencia natural a acumular prendas en el armario es un mal muy extendido.

Estar a la moda al estilo minimalista es más sencillo de lo que parece. Si eliges bien tus prendas, tendrás la capacidad de conseguir infinidad de combinaciones sin necesidad de acumular piezas que usarás muy poco.

Un método muy sencillo es clasificar y apartar. Quita del armario aquellas que llevas ya 2 o 3 semanas sin ponerte. Si en otras 2 o 3 semanas no las usas, ya sabes qué hacer. Regala, vende o tira. Sin piedad.

Puede sonar a utopía, pero un armario minimalista puede albergar la ropa de todas las temporadas, evitando la costumbre generalizada de cambiar de armario con los cambios de estación.

Pocas prendas dan para mucho
No acumules en tu armario. O mejor aún, no tengas armario.

Mantén las compras al mínimo

Lo barato sale caro. Este refrán tiene mucho sentido aquí, ya que si compras objetos de baja calidad por ahorrar algo, seguramente acabarás con cacharros rotos escondidos por cajones y armarios.

Revisa bien la calidad de lo que compras. Piensa que si haces una compra de calidad, la vida útil de ese objeto será mucho más larga en general.

Esto evita dos problemas, tener que volver a comprar cuando se rompa y no generar tanta basura. Una vida minimalista también es ecológica y respetuosa con el medio ambiente.

Y aquí puedes llevarlo más allá, teniendo en cuenta complementos y herramientas. Un ejemplo claro son las carteras minimalistas.

Minimalismo digital y tecnología

Enlazado con lo anterior, la vida digital también debe mantenerse a raya. Lo primero es centrarse en el hardware, los aparatos.

Hardware al mínimo

Lo más sensato y minimalista es tratar de tener el menor número de aparatos electrónicos posible. Por ejemplo, smartphone vas a tener, salvo que seas un poco radical. Pero lo más probable es que no necesites tablet. Son raras las ocasiones en las que una tablet tiene sentido. Y si no, analiza bien tus hábitos.

Cada aparato digital tiene que tener sentido en tu vida
Mantén a raya tus recursos digitales.

Eso sí, trata de adquirir un teléfono de calidad, porque es muy común que se guarden los teléfonos viejos, que en la mayoría de los casos no volverás a usar.

Revisa todos los aparatos del hogar. Si no los has usado en los últimos 30 días, apártalo. Y si no vuelve a salir del cajón en otros 30, véndelo o regálalo.

Software, poco pero bueno

Trata de utilizar el menor número de programas que necesites para realizar tus tareas. Es fácil decirlo, pero el mercado está plagado de opciones y variantes.

Aquí Google es tu amigo. Gmail es un estandar defacto. Y lo mejor de esto es que la cuenta de Google que creas para tener el correo electrónico te da acceso a una suite ofimática completa.

G Suite, en su versión gratuita asociada a tu Gmail, incluye nube y todas las aplicaciones ofimáticas que necesitas para la gran mayoría de tus necesidades.

Tendrás calendario, hojas de cálculo, editor de textos y mucho más. Todo online, siempre sincronizado, con control de versiones (con todos los cambios registrados) e incluso herramientas de colaboración.

Y lo mejor de todo esto es que no hay que instalar nada en el ordenador. Solo necesitas un navegador moderno, como el propio de Google, Google Chrome u otros como Mozilla Firefox, Safari en macOS, Microsoft Edge, etc.

Google te hace la vida muy fácil
Simplifica y unifica tu nube. Serás más ágil y productivo. Todo integrado y a mano.

Esto te da una gran ventaja, ya que podrás realizar tu trabajo o cualquier tarea online desde cualquier equipo con navegador e internet. Total y minimal.

Y si tu trabajo lo requiere, hay versión de G Suite para empresas. Tendrás más espacio en la nube y muchas más herramientas para ayudarte con tu trabajo.

Internet minimal

Aquí con dos simples directrices serás un buen minimalista digital y de los pocos que usan bien internet.

La primera, aprende a controlar las redes sociales. Este punto da para mucho y se escapa de este artículo. Pero ten en cuenta un concepto, es mejor ser creador que consumidor. Procura no ser un zombie digital que le da al scroll durante horas.

Mantén a raya las redes sociales
Ser consciente del uso de las redes sociales te hará ser más productivo.

Y la segunda, aunque relacionada con la anterior, es mucho más importante. Debes ponerte a dieta informativa.

Trata de seleccionar bien las fuentes de información que consultas online. Y la selección debería contarse con los dedos de una mano. Dejarás de perder el tiempo y conseguirás conservar el foco en lo que realmente importa.

Conclusión

La razón principal por la que deberías probar el minimalismo es que introducirse en éste no requiere esfuerzo.

Solo hay que empezar con pocos gestos. Empieza por lo básico, mira a tu alrededor, hay algo que ya no usas…y seguro que no volverás a usar. Sube al trastero, abre cajas, clasifica y reduce.

A partir de ahí, con algo de intuición e iniciativa, seguro que encontrarás el minimalista que hay en ti. Con tu propio estilo y enfoque en lo que realmente valoras de tu vida.

Poco a poco encontrarás tu esencia. Lo que eres y no lo que tienes o deseas.

Si sigues con ganas de saber más, hay blogs muy buenos online sobre minimalismo.

En No quiero otro pijama encontrarás muchos consejos y reflexiones sobre minimalismo, productividad y su relación con el desarrollo personal.

Si lo tuyo son los libros y leer con calma y sin distracciones, puedes empezar por La Magia Del Orden (Amazon), de Marie Kondo. Es un referente que te introduce en el minimalismo por el punto crítico, tu casa.

El minimalismo, paradójicamente, abarca muchos aspectos y matices. Tanto es así que sería alocado creer que este artículo te resolverá todas tus dudas.

Desde vidaminimalista.org seguimos trabajando para mostrarte el camino al minimalismo. Pero recuerda, el camino tienes que recorrerlo tú.

Resumen
Minimalismo: qué es y todas sus claves
Título
Minimalismo: qué es y todas sus claves
Descripción
Definimos y repasamos todas las claves del Minimalismo. Un todo en uno para entender el minimalismo y descubrir todas sus virtudes.
Autor
Publisher
vidaminimalista.org
Logo